Al enfrentarnos a la jungla de búsqueda de empleo nos surgen un montón de dudas que nos complican la tarea. En primer lugar, es difícil saber por dónde empezar y como agilizar y optimizar el proceso de manera que tengamos éxito en el menor tiempo posible.

Para esto, es importante comprender y respetar las etapas imprescindibles que están presentes en cualquier proceso de búsqueda de empleo. CVtrends.com te ayudará a identificar cada paso y a sacar el mayor provecho de los mismos, para que tus posibilidades de éxito se multipliquen.

1.El currículum

Al comenzar con el proceso la primera etapa debe ser necesariamente hacer – rehacer – repasar el currículum.

Tómate las horas necesarias para hacer un poco de investigación en la red y comprobar qué tipos de currículum están en boga ahora. Sí, en esto también existen las modas y trucos para diferenciarse.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de currículum que te conviene según tu formación y experiencia.

No subestimes el poder que un buen currículum tendrá para diferenciarte de los otros candidatos en un proceso de selección.

2. Apuntarte a todas las bolsas de trabajo de tu ciudad

Hay un error muy común al que las nuevas tecnologías llevan a aquellos que buscan empleo, sobre todo cuando estos son personas jóvenes. Tendemos a olvidar que sigue habiendo muchas empresas que buscan empleados a la antigua usanza: a través del INEM o de otras bolsas de trabajo a nivel municipal e incluso en ETT.

Apúntate en todas las bolsas de trabajo que pueda haber en tu ciudad. La primera sin duda en el INEM. Muchas empresas buscan sacar gente del paro porque a nivel de impuestos les aporta beneficios. Aunque no tengas derecho a la prestación del paro, pásate por la oficina del INEM para hablar con alguno de sus asesores. Te explicarán cómo funciona su sistema y qué hacer cuando te avisen de que hay un posible trabajo para ti.

Todos los ayuntamientos suelen tener bolsas de empleo, diferentes al INEM y a las que deberías apuntarte; serán trabajos cerca de tu zona, cosa que siempre es positiva.

Y no te olvides de las ETT. Las empresas de trabajo temporal suelen mover mucho empleo. Es cierto que puede que no te ofrezcan trabajo con un contrato fijo, pero las empresas que trabajan con ellos buscan tener siempre en la retaguardia varios empleados de confianza con los que contar para cubrir vacaciones, bajas, y si funcionas es probable que encadenes un trabajo con otro, permitiéndote “sobrevivir” y adquirir experiencia mientras llega el trabajo más estable que estás buscando.

3. Patéate la ciudad

Esta etapa es antigua a la par que necesaria. Como ya te hemos comentado en el punto anterior, muchas empresas siguen buscando empleados a la manera tradicional: a través de las bolsas de trabajo locales o, directamente, colgando carteles en sus establecimientos.

No dejes de recorrer las calles en tu búsqueda. Y, además de ofrecerte en las tiendas/locales donde veas que buscan a alguien, no dejes de entregar tu currículum en las empresas que te puedan interesar, aunque en el momento no tengan ningún proceso abierto.

4. La búsqueda en casa

Después de recorrer tu ciudad, la búsqueda sigue en casa. Localiza los portales de trabajo en la red más populares y abre o actualiza tus perfiles de la forma más profesional posible. Revisa a diario estos portales y también los anuncios de trabajo del periódico.

Nunca sabes cuándo va a aparecer el trabajo que buscas y, seguro, éste no va a tocar a tu puerta. No dejes de chequear estos recursos: es fácil, cómodo y ¡gratis!

5. Comienza otra vez

Las etapas de búsqueda de empleo no son cerradas. No las realizas una vez y, si no funcionan, esperas. El sector empleo está vivo, en constante cambio y requiere que te muevas continuamente.

Si al acabar este proceso no has obtenido resultados, ¡comienza de nuevo!

Vuelve a leer tu currículum, recorre de nuevo las bolsas de trabajo y las ETT para comprobar si hay alguna nueva oferta que te interese, vuelve a recorrer la ciudad.

Sabemos que puede resultar duro, pero no te desanimes. Tu trabajo te está esperando ahí fuera, en algún lugar ¡sólo está esperando que lo encuentres!